Querido lector,

Tengo una opinión que voy a compartir aquí hoy. Puede que te guste y estés de acuerdo conmigo, o no. Sin embargo, me estoy exponiendo a posibles críticas. Y eso está bien. Mi opinión es que estoy en un terreno bastante sólido con mi opinión. De cualquier manera, siempre estoy cuidándote para protegerte y mantenerte a ti y a tu familia seguros.

Cada año, más y más estados votan a favor de legalizar la marihuana para uso tanto medicinal como recreativo. En Washington, DC, la marihuana recreativa es legal desde 2014, aunque todavía está prohibida por la ley federal. Recientemente, se anuló una medida para restringir dónde podían abrir dispensarios de cannabis en el condado de Prince George. El consejo buscó mantener estos dispensarios fuera de los centros comerciales y comerciales, restringiéndolos a áreas industriales y parques empresariales. La medida no pasó.

La legalización de la marihuana ha provocado debates en todo el país. Si bien el cambiante panorama legal puede dar la impresión de aceptación social, nosotros, como comunidad, debemos considerar las posibles consecuencias, especialmente cuando se trata de la presencia de dispensarios de marihuana en centros comerciales en nuestros vecindarios.

Permitir dispensarios de marihuana en áreas orientadas a la familia puede empañar la imagen de nuestra comunidad. Imagínese ir de compras con sus hijos; Te detienes para almorzar en Shake Shack, te diriges a Urban Outfitters y pasas por una tienda de marihuana en el camino. En cierto modo empaña el ambiente de diversión familiar, ¿no crees? Estos establecimientos en centros comerciales desaniman a las familias y disuaden a las empresas que atienden a familias de hacer negocios en esa zona.

Aún más problemática que la imagen es la posible correlación entre negocios impulsados por vicios, como licorerías y dispensarios de marihuana, y las tasas de criminalidad local. Las preocupaciones van desde la intoxicación pública hasta actividades delictivas más graves que pueden comprometer la seguridad de la comunidad.

Peor aún, permitir que estos dispensarios estén en zonas comerciales populares facilita el acceso de los menores a estos medicamentos y normaliza su presencia. Esto contribuye a la idea errónea de que el consumo de marihuana es inofensivo.

La verdad que todos sabemos es que la marihuana es una droga y, como el alcohol o cualquier otra droga, viene con una lista de efectos secundarios y consecuencias.

El consumo de marihuana afecta la memoria a corto plazo, afecta la coordinación, altera el juicio y tiene una serie de efectos psicológicos. En las personas más jóvenes, se ha demostrado que tiene efectos a largo plazo sobre la función cognitiva y el coeficiente intelectual, y en las personas mayores, nuevos estudios muestran que puede tener efectos perjudiciales sobre la salud del corazón.

Aunque es un país libre y la marihuana es “mayormente legal”, sigue siendo una droga peligrosa que exige un uso cauteloso. Operar un vehículo bajo la influencia de la marihuana representa un riesgo tan grave para el conductor, los pasajeros y otras personas en la carretera como el alcohol. Como conductor responsable y miembro de nuestra comunidad, es nuestro deber priorizar la seguridad y el bienestar.

Creo que este fue el motivo detrás del intento del consejo de restringir la presencia de estos dispensarios, y por eso los felicito.

Si usted o un ser querido resulta lesionado debido a las acciones negligentes de alguien bajo la influencia de la marihuana, llámeme. Mi carrera se basa en los principios de responsabilizar a los irresponsables por sus acciones. Por lo tanto, no dude en comunicarse conmigo para obtener asesoramiento o asistencia legal. Llame al 703-761-4343 o al 301-949-1515.

Una comunidad próspera se construye sobre una base de responsabilidad, conciencia y compromiso para salvaguardar los intereses de todos sus miembros. Trabajemos juntos para garantizar que nuestros vecindarios sigan siendo seguros, vibrantes y apoyen el bienestar de todos.

Hasta la próxima, mantente a salvo,

Atentamente,

Paul Samakow

Paul Samakow

703-761-4343 o 301-949-1515

WordPress Video Lightbox Plugin